Advertencia sobre algunas Iglesias “Veterocatólicas”

Desde la Iglesia Católica Antigua Española, misión de la Iglesia Católica Nórdica, miembro de la Unión de Scranton, queremos aclarar que no estamos relacionados institucionalmente con otras iglesias “veterocatólicas” fuera de la Unión de Scranton, especialmente con las iglesias descritas a continuación, ni tenemos ninguna conexión con sus actividades.

Actualmente, la Unión de Scranton (https://theunionofscranton.org/) cuenta con iglesias, misiones y comunidades en América y en Europa, organizadas en la Iglesia Católica Nacional Polaca (https://pncc.org/) y en la Iglesia Católica Nórdica (http://nordiccatholic.com/).

Nos vemos obligados a aclarar esto tras conocer los sucesos acontecidos el pasado viernes, 8 de diciembre, en una iglesia comprada por un particular de un pequeño pueblo de Granada (Tablate). Al parecer, se celebró una misa y una procesión, haciendo creer a algunos fieles que se trataba de una celebración de la Iglesia Católica Romana, cuando la persona a cargo era un “Arzobispo Veterocatólico” de la “Iglesia Veterocatólica de Santa Filomena”. De estos sucesos se han hecho eco tanto autoridades eclesiásticas como medios de comunicación.

Esta Iglesia no pertenece a la Unión de Scranton. En la Unión de Scranton preservamos la transmisión del ministerio ordenado frente a abusos como las ordenaciones fraudulentas de obispos “vagantes” (ordenaciones fuera del llamado al servicio de una Iglesia, cuyo objeto es exclusivamente dotar a un individuo de las ventajas de dicha ordenación). Por desgracia este es el origen de multitud de iglesias que se llaman a sí mismas “veterocatólicas” para darse una validez o reconocimiento que no tienen.

Estas ordenaciones son irregulares porque el llamado del obispo y su ordenación se entienden como algo ajeno a la comunidad de la Iglesia, y “la imposición de las manos con la oración en la comunidad de toda la Iglesia es el único medio sacramental de transmisión de la gracia del ministerio ordenado, que la Escritura y la Tradición atestiguan.” (The Road to Unity, III.7).

A su vez afirmamos como parte de esta sucesión apostólica la necesidad de mantener la fe transmitida por los apóstoles “ya que la desviación de la enseñanza apostólica destruye la continuidad apostólica.” (The Road to Unity, III.7). Lamentablemente, también advertimos que estas Iglesias nacidas irregularmente tampoco tienen un compromiso serio con la enseñanza bíblica y ortodoxa.

Por tanto, nos desmarcamos de este tipo de iglesias, y exhortamos a los fieles a la cautela y la desconfianza de cualquier iglesia desconocida, aunque se llame a sí misma “veterocatólica”.

 

Comparte en tus redes sociales:
error: Content is protected !!